Archivo de la etiqueta: Cine bizarro

Pantalla Pinamar 2015 – Daniel Quaranta y El Perro Molina

Durante Pantalla Pinamar 2015, el protagonista de El Perro Molina contó como construyó al personaje protagónico de esa película –

El actor Daniel Quaranta, protagonista de "El Perro Molina", con el Premio Signis otorgado a la película en Pantalla Pinamar 2015
El actor Daniel Quaranta, protagonista de “El Perro Molina”, con el Premio Signis otorgado a la película en Pantalla Pinamar 2015

Pantallas y Escenarios: -¿Daniel Quaranta es el Perro Molina o el Perro Molina es Daniel Quaranta?
Daniel Quaranta: (De manera rotunda) –Daniel Quaranta es el Perro Molina.
PyE: -¿Cómo fue que Daniel Quaranta se transformó en el Perro Molina?
D.Q.: -Fue algo realmente difícil. Hice sólo una lectura del guión y traté de no poner la cabeza para no armarme un preconcepto de mi rol. De esa manera me liberé para llegar al personaje y llegué a él cuando me puse la ropa el primer día de rodaje.
PyE: -¿Sólo una lectura previa del guión?
D.Q.: -Es que al leerlo me di cuenta que podía caer en la trampa de referenciarme en el clisé del delincuente que estamos acostumbrados a ver. Preferí componerlo desde el lado B, el humano; tampoco utilicé la memoria emotiva porque no investigué nada sobre el mundo de la delincuencia, ni siquiera había tenido un arma en la mano en toda mi vida, así que el personaje salió totalmente de mi imaginación.
PyE: -¿Qué marcaciones te dio ell director, José Celestino Campusano?
D.Q.: -Sólo me dio algunas indicaciones técnicas y absoluta libertad para componer.
PyE.: -Con esa libertad para el protagonista ¿cómo te integraste al resto del elenco?
D.Q.: -Yo prefiero no ensayar, a mí me da mejores resultados charlar cada situación con los actores que intervienen y directamente filmar la escena.
PyE: -El actor Daniel, ¿qué opina del personaje El Perro?
D.Q.: -Que es un errante lleno de dolor porque no logró lo que soñaba. Y para él todo pasa por ser o no ser, como en Hamlet. Su conflicto es interior, todo es consigo mismo.
PyE: -¿Le armaste una historia?
D.Q.: -Tampoco. Es muy loca y para nada tradicional la manera en la que abordé al protagonista de esta película. Reitero que la composición del personaje se disparó al vestirme para la primera escena.
PyE: -Con ese método, ¿cuál fue la escena más difícil de filmar?
D.Q.: -Cuando el Perro se entera de la muerte de un compañero. Pero sucedió que veníamos de filmar cuatro horas dentro de un automóvil con una temperatura de 42° y por un cronograma de las locaciones había que continuar con esa escena que era discontinuada.
PyE: -Ya se estrenó la película y la acompañás a festivales, describí las sensaciones que vivís al hacerlo.
D.Q.: -Son sensaciones inmensamente felices porque, al margen de mi labor, estoy muy conforme con el producto, a mí me gusta la película y también les gusta a los espectadores.
A la película El Perro Molina de José Celestino Campusano, le fue otorgado el Premio Signis en el Encuentro de Cine Argentino-Europeo Pantalla Pinamar 2014
Cronistas en el evento: Carlos Herrera – Sebastián Herrera

Anuncios

Festival de Cine Inusual – Largometrajes de ficción

Morón City Blues, de Pedro Guallar - Mención del Premio Alberto Farina a la Mejor Dirección de Actores
Morón City Blues, de Pedro Guallar – Mención del Premio Alberto Farina a la Mejor Dirección de Actores

Además de los cinco largometrajes, cuyos comentarios pueden leerse clikeando aquí, que se presentaron en el 10° Festival de Cine Inusual, completaron la competencia las cinco películas que se comentan a continuación.

Largometrajes ficcionales

El manifiesto de lo invisible, de Florencia Juárez. Quizá la película más reflexiva del festival con la historia de un joven que elabora el duelo por la pérdida de su madre. Un filme lleno de simbolismos, en el que la directora puso énfasis en lo corporal por sobre los diálogos. El Jurado del Premio Alberto Farina otorgó a este filme la Mención al Mejor Tratamiento de la Historia “porque logra construir, con inusual precisión, el universo materno del protagonista”.

Morón City Blues, de Pablo Guallar. En esa película el espectador puede tener la sensación de que su desarrollo es demasiado sombrío para enmarcar la historia de una pareja que decide instalarse por su cuenta sin medir las consecuencias de esa determinación. En compensación el director se preocupó porque las actuaciones se basaran en composiciones que por sí solas pudieran armar escena cinematográfica y lo consiguió de tal manera que el resultado fue que el Jurado Oficial otorgara a la protagonista, Florencia Dadidovich, el premio a la Mejor Actriz (compartido) y además el Jurado Premio Alberto Farina le dio a su director la Mención a la Mejor Dirección de Actores “porque logra una gran homogeneidad en el trabajo actoral del elenco”. Paradójicamente suele ser inusual que los directores del cine independiente se preocupen por marcar a sus actores, en este caso Pablo Guallar lo hizo.

La consagración de la nada, de Mariana Grasso y Emiliano Spampinato. Película con un punzante argumento que cuenta la historia de cinco jóvenes que deciden convivir alejándose de las normas establecidas para crear sus propias reglas en las que no hay términos medios.

Mangostas, de Alejandro Castro Jaramillo. Un filme del cual el espectador recibe mensajes fragmentados con la historia de una joven que, inesperadamente, debe afrontar la realidad y para hacerlo busca la ayuda de personas que quizá no son tan reales.

Vivir de paso, de Mario E. Ortiz. Una película con un tratamiento inusual sobre la desorientación de algunos jóvenes que no son conscientes que el estilo de vida que eligen puede tener consecuencias adversas para ellos mismos. En el relato del espectador pueden quedar cuestionamientos sobre lo fugaz de la existencia y sobre la pregunta sin respuesta: ¿para qué estamos aquí?

La conclusión a la que llega el cronista luego de haber visto los diez largometrajes que compitieron es que algunos de los jóvenes realizadores del cine independiente que se presentaron,  si bien no han abandonado aún sus “ideales” de un cine hermético, paulatina y quizá inconscientemente demuestran en sus realizaciones la intención de entretener al espectador, que puede que sea uno de los más sólidos fines del arte cinematográfico.
Carlos Herrera

Festival de Cine Inusual – Largometrajes en competencia

La Sinfonía del Bosque de Santiago Pérez Gallardo, Mejor Largometraje Premio Alberto Farina
La Sinfonía del Bosque de Santiago Pérez Gallardo, Mejor Largometraje Premio Alberto Farina

El 10° Festival de Cine Inusual concluyó sus actividades el día 14 de octubre de 2014 con la Ceremonia de Premiación que se realizó en las instalaciones del Espacio Incaa Arte Cinema de la ciudad de Buenos Aires.
Durante once intensas jornadas el público colmó las salas de exhibición en todas sus sedes, lo que evidenció el constante crecimiento que este festival ha tenido a lo largo de diez años debido a la constancia y entrega que siempre han tenido sus organizadores, Silvia Romero y Fabián Sancho.
En esta edición fueron diez los largometrajes ficcionales que debieron ser evaluados tanto por el Jurado Oficial como por el Jurado Premio Alberto Farina.
Además, los Jurados estuvieron facultados para otorgar menciones a las realizaciones que se destacaron por un desarrollo particular y sobre todo inusual.

Largometrajes en competencia

La sinfonía del Bosque, de Santiago Pérez Gallardo. Con una trama que cuenta la historia de un joven que para huir de la angustia por una pérdida irreparable decide radicarse en Suecia y subtramas referidas la discriminación, la falta de adaptación, la indiferencia y los delitos en un país del primer mundo, el Jurado del Premio Alberto Farina le otorgó la distinción al Mejor Largometraje “por lograr transmitir climas de situaciones y remarcar flashbacks mediante imágenes elaboradas de manera inusual, en las que se hizo prevalecer la creatividad sobre la tecnología”. También por este filme, Demián Basualdo obtuvo el galardón a la Mejor Edición, otorgado por el Jurado Oficial.

Ellos volvieron, de Iván Noel.  Fue el filme más premiado de la competencia. Con una historia inquietante y bizarra, sobre tres niños que han regresado a su pueblo luego de una extraña desaparición. Desarrollada con buena producción, esta película obtuvo el premio al Mejor Largometraje, a la Mejor Dirección, al Mejor Guión, a la Mejor Dirección de Arte, a la Mejor Fotografía y al Mejor Sonido otorgados por el Jurado Oficial.

Dentro del fuego, de Mariano Oliveros.  Su trama se desarrolla en la ciudad de Mar del Plata, aunque podría transcurrir en cualquier lugar la historia de una joven que tiene una vida pública, como eficiente abogada y otra vida oculta, como adicta a las drogas. Sol Massid, encarnando a la protagonista, ganó el premio a la Mejor Actriz (compartido) otorgado por el Jurado Oficial.

Comandos Indestructibles – Primera Misión, de Carlos de la Fuente. Divertida parodia de las películas de acción con subtramas sobre la corrupción y el uso de la seducción. La historia de un grupo de “élite” que tiene como misión salvar al gobierno. El Jurado Oficial le otorgó el premio al Mejor FX.

Doppelsauger-El misterio de Sara, de Alejandro Alvariño. Una comedia de acción en la que el agente especial Ramírez se obsesiona por encontrar a una joven desaparecida, con una trama con desarrollo bizarro y efectos especiales. Su director Alejandro Alvariño, que también la protagonizó, ganó el premio al Mejor Actor otorgado por el Jurado Oficial.

Los comentarios sobre los otros cinco largometrajes que participaron del 10° Festival de Cine Inusual pueden leerse clikeando aquí.
Carlos Herrera